Hiperextensión de rodilla en la marcha con ictus

La hiperextensión de rodilla es un fenómeno habitual durante la marcha en personas que han sufrido DCA.

Esta extensión de la rodilla durante la fase de apoyo de la marcha que va mas allá de la posición fisiológica supone un mecanismo adaptativo para conseguir estabilidad cuando no se puede conseguir de otra manera.

La preocupación de los terapeutas viene de que a medida que se hacen hiperextensiones repetidas, que muchas veces son bruscas, se desarrolla una hiperlaxitud de las estructuras posteriores de la rodilla, pudiendo llegar a provocar deformidad y dolor a largo plazo.

Inicialmente, el bloqueo de rodilla es una estrategia que aporta la estabilidad suficiente para conseguir adelantar el siguiente pie, sin embargo, también supone una limitación en las estrategias de equilibrio de la persona. Es decir, aportan mucha estabilidad en una posición concreta al fijar la articulación, pero fuera de esa posición no aportan nada de estabilidad.

Si realizamos una búsqueda bibliográfica sobre el tema hallamos muy pocos estudios y una gran falta de consenso acerca de las causas y mecanismos subyacentes. Principalmente los estudios que encontramos buscan una relación entre fuerza en cuádriceps, isquiotibiales y gastrocnemios con la hiperextensión de rodilla durante la marcha.

Entre estos estudios nos llama la atención el siguiente:

“The relationship of lower limb muscle strength and knee joint hyperextension during the stance phase of gait in hemiparetic stroke patients”;

Lo que encontraron fue una relación entre la debilidad de flexores plantares y la hiperextensión de rodilla durante la fase de apoyo medio. No se consiguió ningún otro resultado estadísticamente significativo, aunque la debilidad de flexores dorsales de tobillo estuvo cerca de alcanzar una asociación significativa.

Desgraciadamente el pequeño número de participantes en el estudio no permitió obtener mejores resultados, pero aun así nos hace reflexionar sobre la importancia de la musculatura de la pierna para la estabilización de la rodilla. Después de todo, los flexores plantares y dorsales son los encargados de estabilizar la tibia en la posición necesaria en la fase de apoyo de la marcha, si estos no tienen suficiente fuerza para realizarlo, ¿cómo van a mantenerse estables los segmentos superiores?

También es llamativo como no encuentran relación entre extensiones de rodilla y la hipertensión, cuando es muy habitual relacionarlos en la rehabilitación.
Fuerza muscular, rango articular, restricciones neurales o fasciales, alteraciones sensitivas, postura corporal… son muchas las piezas que forman el puzzle de este fenómeno, y este estudio nos aporta un poco más de información acerca de una de ellas. En el trabajo en clínica, un análisis y abordaje global son necesarios para obtener los mayores resultados.

Aquí está disponible el articulo completo en inglés:
https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/pri.528

 

Por otro lado, es más que interesante el análisis que realiza Javier Sánchez en su canal Hemispherics sobre la evidencia del bloqueo de rodilla durante la marcha tras un ictus:

Entradas relacionadas

2 Comentarios

  1. Muy interesante el artículo. En Neurorrehabilitación se suele relacionar la hiperextensión de rodilla durante la fase de apoyo con una hipertonía de cuádriceps o debilidad de musculatura extensora.

    1. Exacto. De todas maneras, hay varias hipótesis al respecto, ya que esa hipertonia (con añadido de debilidad) del extensor cuádriceps, genera alteraciones en el control motor de la propia rodilla. Sin embargo, si tenemos en cuenta a nivel biomecánico en tobillo, en el momento de fases de apoyo de la marcha, la anteriorización tibial con respecto astrágalo, es más que relevante e importante, dado que si ésta no avanza, queda a posterior, generando esa hiperextensión.
      También se plante a la hipótesis de alteraciones perceptivas, donde el paciente busca el bloqueo para intentar sentir la propia pierna en fase de contacto con el suelo, para poder así percibir contacto con suelo y poder “equilibrar” el peso en la pierna.
      Otra hipótesis que se baraja es la falta de extensión de cadera, donde de nuevo, la tendencia hacia el bloqueo a nivel biomecánico persiste, llevando en eje articular por delante de la rodilla y apareciendo ese bloqueo.
      Así que, razonamiento clínico, intervenir y reevaluar. No queda otra, dado que todo ello es multifactorial.
      Un saludo

Deja un comentario o una pregunta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.