A continuación puedes ver recomendaciones durante el confinamiento. Cualquier duda, ponte en contacto con nosotros por email o teléfono

Ejercicios cognitivos del equipo de Neuropsicología

Ejercicios funcionales del equipo de Terapia Ocupacional y Fisioterapia

Ejercicios funcionales del equipo de Logopedia

Recomendaciones del área de Neurología

Dra. Renée Ribacoba

Hasta la fecha se han identificado 7 coronavirus (CoV) capaces de infectar a los humanos (HCoV) de los cuales 4 están relacionados con una infección respiratoria leve.

Afortunadamente este coronavirus, conocido como SARS CoV2 es responsable de la pandemia mundial COVID 19 no se muestra especialmente neurotropo. De hecho en China se publicó un caso de un hombre de 56 años  con encefalopatía  y distrés respiratorio en el cual también se aisló en LCR, pero superó la enfermedad. La confusión, el descenso del nivel de conciencia y la rabdomiolisis son situaciones propias de la enfermedad avanzada

Es de todos conocidos que sus síntomas estrella son fiebre y tos, y en menor escala cefalea, mialgias, o síntomas gastrointestinales en un 39,6 %. Sin embargo, Mao et al. en China describieron pérdida de olfato en un 5,1 % y de la sensación gustativa en 5,6 % al inicio de los síntomas.

Desafortunadamente la emergencia sanitaria de la situación no permite realizar estudios adecuando pero los italianos hablan de una incidencia de ageusia y anosmia del 19,4%, que no se acompañan de obstrucción nasal ni otros síntomas de rinitis. De manera que ante lo indeterminado de los datos y solo teniendo en cuenta los datos aportados por neurólogos que están en contactos con la pandemia la Sociedad Neurológica Española ha publicado la recomendación de que en caso de que un paciente ageusia y anosmia de inicio abrupto, (evidentemente no debe de haber aspirado sustancias irritantes como amoniaco) acompañada de febrícula se avise al médico para ser estudiado.

Hay factores que favorecen la comorbilidad en esta enfermedad como la edad, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, la inmunusupresión, etc, que hacen más vulnerable al individuo para padecer procesos mas graves.

Los pacientes que están recibiendo tratamiento por una enfermedad neurológica de base con agentes inmunomoduladores son personas más inmunocomprometidas y ante un contagio por SARS CoV2 tienen mas riesgo de desarrollar una enfermedad severa y la decisión de suspender prednisona, fármacos biológicos u otros inmunosupresores debe ser tomada por su médico especialista.  Sería la situación a la que se enfrentarian pacientes con neuromielitis óptica, esclerosis múltiple, polineuropatias recidivante crónica etc. En caso de infección por SARS CoV2, la retirada de la medicación de base debe determinarse caso por caso y siempre en contacto con el neurólogo especializado en su patología que se lo recomendó y que conoce perfectamente las características de su enfermedad.

Si se padece una enfermedad neurológica crónica y no presenta positividad de COVID 19  puede seguir con su tratamiento habitual y eso si, extreme las medidas de aislamiento tanto de contacto como respiratorio. Si se siente mal y sospecha que tiene síntomas de COVID 19 ponga en conocimiento del médico que le atienda que medicación toma y que procesos de base padece